domingo, 13 de abril de 2008

Una de cal...educando sin violencia

El Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y fundador del instituto M.K. Gandhi para la Vida Sin Violencia, en un discurso en la Universidad de Puerto Rico, compartió la siguiente historia como un ejemplo de la vida sin violencia de parte de sus padres:



"Yo tenía 16 años y estaba viviendo con mis padres en el instituto que mi abuelo había fundado en las afueras, a 18 millas de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, en medio de plantaciones de azúcar.
Estábamos bien al interior del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mí, siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine.
Un día mi padre me pidio que lo llevara a la ciudad para asistir a una conferencia que duraba el día entero y yo aproveché esa oportunidad.
Como iba a la ciudad mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día en la ciudad, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes, como llevar el auto al taller. Cuando me despedí de mi padre él me dijo: Nos vemos aquí a las 5 p.m. y  volvemos a la casa juntos.
Después de completar muy rápidamente todos los encargos, me fui hasta el cine más cercano. Me concentré tanto en la película, una película doble de John Wayne, que me olvidé del tiempo.
Eran las 5:30 p. m. cuando me acordé. Corrí al taller, conseguí el auto y me apuré hasta donde mi padre me estaba esperando. Eran casi las 6 p. m. Él me preguntó con ansiedad: - ¿Por qué llegas tarde?.



Me sentía mal por eso y no le podía decir que estaba viendo una película de John Wayne; entonces le dije que el auto no estaba listo y tuve que esperar... esto lo dije sin saber que mi padre ya había llamado al taller.
Cuando se dio cuenta que había mentido, me dijo: - Algo no anda bien en la manera como te he criado puesto que no te he dado la confianza de decirme la verdad. Voy a reflexionar que es lo que hice mal contigo. Voy a caminar las 18 millas a la casa y a pensar sobre esto.



Así que vestido con su traje y sus zapatos elegantes, empezó a caminar hasta la casa por caminos que no estaban ni pavimentados ni alumbrados. No lo podía dejar solo... así que yo manejé 5 horas y media detrás de él... viendo a mi padre sufrir la agonía de una mentira estúpida que yo había dicho.

Decidí desde ahí que nunca más iba a mentir. Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso... Si me hubiese castigado de la manera como nosotros castigamos a nuestros hijos ¿hubiese aprendido la lección?.

¡No lo creo!. Hubiese sufrido el castigo y hubiese seguido haciendo lo mismo. Pero esta acción de no violencia fue tan fuerte que la tengo impresa en la memoria como si fuera ayer.


 ¡Éste es el poder de la vida sin violencia!.

10 comentarios:

dispersa dijo...

LINDA HISTORIA,AUNQ NO COINCIDO PERMITIME DECIRTE CON LO Q HIZO,YA Q EN 1º LUGAR UNA MENTIRA DE LOS HIJOS NO SIEMPRE TIENE Q VER CON COMO NOS EDUCAN "YO HE MENTIDO A MI PADRE" Y ÉL NADA TUVO Q VER CON EL DOLOR Q CAUSA NO DECIR LA VERDAD.
EN 2º LUGAR CREO HUMILDEMENTE Q EL PAPÁ DE LA HISTORIA TUVO ALGO DE VIOLENTO EN SU PROCEDER O SEA CAMINAR TANTO NO LO IBA A MATAR PERO ERA MAS DOLOROSO Q IR EN AUTO,MAS POR EL ESTADO DE ÁNIMO Q TENÍA.ES COMO Q SE AUTOLÁSTIMO 1º POR ECHARSE LA CULPA Y 2º POR ANDAR A PIE.

CREO Q EL DIALOGO HUBIESE SIDO LA FORMA Y NO ESAS 6 HS,DE SILENCIO..

EL RESULTADO FUE BUENO PERO YO NO REACCIONARÍA ASÍ.

COMULGO CON LA NO VIOLENCIA,Y DISCULPA SI TE PARECE ATREVIDO MI OPINIÓN LA HAGO CON RESPETO.

UN SALUDO

palita dijo...

Dispersa: Ante todo, me encanta que me des tu opinión, sea cual sea!! Especialmente si es con respeto.

Te cuento que cuando leí la historia, me llamó mucho la atención, tal vez porque yo jamás reaccionaría de esa manera en esa situación...Me sorprendió esa reacción tan diferente...
Para empezar, yo jamás podría estar 6 horas en silencio...a menos que esté durmiendo.

Te agradezco mucho tu comentario!!
Pali

Evan dijo...

Educar en el amor, más allá de este texto, yo sé que vos en eso sos una maestra... :)

Un beso Pali, que pases una linda semana!

Genín dijo...

Que preciosa historia !
Yo si creo que esa forma de educar es efectiva...
A mi me podrian pegar, torturar, que no habria nada que hacer, sin embargo viendo el sufrimiento que le causo a un ser querido, me derrito total y no lo vuelvo a hacer.
Salud, Genín

PD. GRRRrrrr! Odio las letritas de verificación de la palabra! ¿No seria posible que pasara de nosotros ese caliz? ¿Si?

freeway_flyer, EUSKADI. dijo...

LINDA HISTORIA, UN EJEMPLO MAS DE QUE LA VIOLENCIA NUNCA ES EL CAMINO, EDUQUEMOS A NUESTROS HIJOS LEJOS DE ELLA.

UN SALUDO, FF

Panflín dijo...

La historia es preciosa, muy ilustrativa. Para mí la clave está en lo que dice Evan: hay que educar en el amor, desde el amor y para el amor.
Si ese padre no hubiera contagiado amor a su hijo, entonces la larga caminata no habría servido para nada, el hijo no se habría conmovido con el sufrimiento de su padre, y más que una enseñanza habría obtenido una ocasión para la burla.
Lo que dice dispersa tiene gran parte de verdad: yo apuesto por el diálogo y no por el silencio; pero la historia es una metáfora: el "aprendiz" debe darse cuenta de que mentir (u obrar mal en general) conduce a daño, dolor, des-amor, aunque no lo perciba directamente en el mismo acto.

Un abrazo y un gran gusto leeros a todos.

Moki Mom dijo...

hola Pali, la historia es linda, pero no todos los seres humanos son capaces de "dolerse" del dolor ajeno (valga la redundancia), incluso con los propios padres, además, estamos hablando de un adolescente, no de un niño de 3 años al cuál le vendría valiendo un comino si te vas, o no, creo, no??
Saluods, y que tengas un buen inicio de semana.

Fran dijo...

Es increible esta historia y muy aleccionadora. El ser humano miente por naturaleza, es un mecanismo de defensa del subconsciente. Pero lo cierto es que al mentir, nos dañamos a nosotros mismos.

La verdad es y será siempre la verdad, y aunque parezca muy cruda a veces, es mejor decirla, sin pensar en la consecuencia subjetiva de la misma.

Me imagino lo que sintió con el castigo que su padre le dio. Ese castigo nos marcó a todos los que hemos leido la historia, de por vida. Gracias Pali por esta lección de vida.

xtco dijo...

pues yo... supongo que nome habría ido a pie, quizás tampoco le hubiese pegado pero... una buena bronca y una charla no se la habria quitado nadie...

ademas... en una misma familia con varios hijos y viendo el mismo ejemplo ... no salen todos iguales ...

el ser humano "somos" muy complicados

bxcx amiga
(¿todo bien?)

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Yo hubiera llegado a casa, en el auto, y ahí charlábamos.

La forma de resolver del papá responde a una actitud cultural.
Nosotros no lo haríamos.

Lo que estoy segura es que ese hijo no olvidó la lección, así que, finalmente el padre lo educó y él aprendió.
Y ese es uno de los puntos.

Por qué los hijos mienten? Los esposos...las esposas...los empleados...? Creo que detrás de una mentira hay una debilidad y estaría bueno llegar al fondo...pero nos tomamos el tiempo? Y si el padre hubiera charlado durante el recorrido???
No sé...no me quiero ir de mambo...da para hablar mucho....
Besos Palita!!!!!